30 mar. 2010

GRANDES DESCUBRIMIENTOS

Abeyaba de picu a picu, a la gueta d’una entrada d’esi mundiu dende’l que vinieren los foriatos. Xuacu diére-y les instrucciones y él organizare la búsqueda. Conocía aquelles tierres de pe a pa. De rapazu fuxere de los foriatos y tirare pal monte colos fugaos. Nos primeros tiempos nun tuvo descansu, d’un llau a otru, escondiéndose de les partíes. Deprendió cada requexu d’aquella tierra; cada persona que-y fuere a aidar; cada mayada nel que s’abellugar; cada pericuetu onde cuasi naide yera a llegar. Asur sintió aquel suelu como amigu.


Cuidaren que la borrina llendaba la isllalla. Nos díes soleyeros amiraben pa ella y semeyaba la fin d’aquel mundiu. Agora duldaben. Si tien d’haber un furacu pel que la xente pudiere colar, tien de tar nella. N’almorzando partieron pente ella, ataos con sogues pa nun perdese. Nun víen nada. De xemes en cuando sentíen tirones na soga que-yos remembraben qu’otros cuatro viaxaben xunto a ellos. Una hora, dos, dos y media, la voz d’Asur mandó averase los cinco. Sabíen que taben a la par más pol palpu que pola vista. Alcordaron siguir otra media hora y sinón atopaben salida, colar pa onde entraren dirixíos pola brúxula. Al poco, la borrina esfízose. La ñeve enlleno tola tierra.

-Vamos arrodiar per metanes de la ñeve y la borrina. Dexo esta vara indicando ónde salimos.

-¿Pa ónde vamos dir, pal este o pal oeste?

-Pal oeste.

En dellos sitios la ñeve llegó-yos a la cintura, dificultándo-yos la caminada. De sópitu, baxó-yos a los calcaños. Aprovecharon pa xintar. Sacaron les fiambreres. El pan taba arroxáu de dos díes y tovía taba blandiu. Diéron-y con ganes. Tando nello, un fumu xubía de la otra mayada. Dexaron la llacuada y metieron los sobrantes nes mochiles. Mansulinos averáronse a la fumareda. Una murallona dexóse ver. La ñeve cuasi nun se dexaba notar. Una carretera surdía de la borrina y metíase nel cercáu. Lo más raro yera que depués siguía monte p’arriba. Lo meyor yera dir pa la borrina y ver ónde daba la carretera. Amás, teníen órdenes d’avisar en cuantes descubrieren dalgo.



Amalio quedó col Blogpredicador pa falar de les últimes. Los sos espíes nun se movieren un rispiu, aparaos por una burocracia que nun facia más que pidi-yos papelos d’una triba o d’otra. Malpenes sacaben la pata del so cuartel xeneral, llegáben-yos con nueves de dalgún trámite. Si nun fueren tan primarios los llariegos, talamente paecía que tuvieren riéndose d’ellos. La so secretaria avisó-y de la llegada del Blogpredicador.

-Hola Amalio. Aspero que seya d’importancia lo que me tengas de cuntar. Toi enllenu trabayu.

-Si nun te conociere, diría que la que ta enllena ye la to cama.

-¡Yá tamos! Tenéisme fartu con tanta fatada.

-Nun t’enfurruñes. Namái quería dicite que les provincies en manes de los xabaces tán yá enllenes d’esos llibros que tanto buscamos. Pa min que lo meyor ye dexar pa prau l’hotel en Gamusín y dedicanos a otres xeres.

-¿A ti qué te paez? Paezme que nun hai dulda dala.

Amalio convidó al Blogpredicador a cenar nos sos aposentos. Al entrar, el blogpredicador decatóse que taba enllena de criaes llixeres de ropa y de decoración erótica. Nun cambiare nin un migayín la política de Cordobello, tán serio en temes carnales.

No hay comentarios: