6 abr. 2010

DULDES NEL CAMÍN

Nun resultó fácil facese con un coche en Gamusín; tol mundiu tenía ún, mas toos paecíen tenelo mercao nenyures. Gabriel el mélicu dexó-yos el de so depués de paga-y cincuenta mil bellos. Atoparon un mapa na guantera con delles cruces bermeyes nos puestos de salú y una verde nel centru la provincia coles pallabres HOMES CULTURA. Abultó-yos bon puntu pel qu’entamar na so búsqueda. Entrugaron pola población que ponía nel mapa y la xente nun sabía d’ella. Un neñu díxo-yos que diba trabayar ellí, si lu llevaben señalába-yos el camín. Cada quince minutos calentábase’l motor y teníen de parar. Nel primer chigre qu’atoparon consiguieron bocadillos y agua. Pasu ente pasu comieron y bebieron tolo que llevaben y nun llegaron a la llocalidá. El neñu subióse n’otru coche nuna d’eses que zarraron los güeyos pa descansar. La carretera diba y venía y ellos cuidaben que circulaben en círculos. El cielu púnxose escuru y xarrió cerca seyes hores. Nun dormíen. Nun falaben. Nun conducíen. Unes lluces marcaron la carretera y ellos siguiéronla. Yera’l camión de la lleche parando hasta nes caseríes más pequeñes o vieyes. Nuna d’eses alcontráronse con un edificiu mozu con una cruz verde que traía escrito HOMES CULTURA.


-Vaya pintina. Pa min que ye’l sitiu qu’andamos buscando.

-Lo meyor ye que vaigas con Rasta y echéis una güeyada.

Cinco minutos. Venti minutos. Cuarenta y cinco minutos. La pareya nun tornaba. El xefe mandó dir a los otros dos. Quedó solu nel coche. Agora’l tiempu trescurría en segundos. Prendió’l coche y fuxó carretera arriba. Al poco, acabóse la gasolina. Nun tenía comida, bebida, gasolina nin moral. Picáron-y na espalda. Sintió un puñetazu na cara. Nun notó más.



La rempuesta fue grande y muncha xente d’Ariñán xuntóse a la llamada del so Conseyeru. Coches, autocares y camiones xuntáronse naquella carretera a la borrina. Xubíen al picu más altu de la provincia, nuna zona que naide nun pisaba nin nes dómines de los fugaos. Xuacu diba na cabecera de tola xente, xunto a Asur. Nun dexaben de falar los dos.

-Nun paez que se decataren de la nuesa presencia. Yera como una fortaleza que se defendía pa dientro, porque pa fuera nun se vía xente.

-A lo meyor taba vacía.

-Fumu sí había, oseya, que dalguién prendió’l fueu.

La borrina dexó ver unes lluces llaterales que señalaben los finxos de la carretera. Diben a trenta, talamente como quedaren ente ellos pa que nun hubiere choques. Al salir de lo blanquecino, vieron les muries de la fortaleza, tan fuertes y xabaces qu'a dalguna xente fízola colar. Xuacu mandó poner los vehículos en círculu. D’un camión salieron dos homes cargaos de dinamita qu’asitiaron na puerta principal. Tando poniendo la mecha, la puerta dexóse abrir. Del interior surdieron homes cargaos de metralletes. Enriba nes muralles oyéronse españíos que se traduxeron n’esplosiones en suelu. Xuacu sacó’l so cetru de Conseyeru. Los españíos pararon y les metralletes metiéronse. Un ruíu fizo notar que pesllaren la puerta. Nun había dulda dala que nel interior yera tiempu consultes.

4 comentarios:

Chema Barragán dijo...

hola,

...pñues espero que te lo pases estupendamente y que vuelvas con más fuerzas que nunca... por aquí estaremos esperandote,

abrazos :)

Adivín Serafín dijo...

Gracias Chema, espero descansar lo suficiente para después seguir con mi rehabilitación.

Blogsaludos

vicky dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jengibre dijo...

Hola Adivín,

La del comentario anterior soy yo. Llevo unos días que no se ni donde tengo la cabeza...

besitos de jengibre.