16 mar. 2010

EL NEGOCIU LA CONSTRUCCIÓN

Colás taba espiertu, lleendo ún de los llibros que copiaben en Gamusín, cuando Mingo abrió la puerta. Diez díes pasó na capital, los siete caberos falando colos conseyeros que fueren de la so parroquia. Nengún d’ellos diba recular de la so votación. Otru cantar yera fala-yos d’activismu, ehí surdía dalgún que dicía querer una vida tranquilo. Nun yeren munchos, imaxinaron mayor el númberu. Colás ascuchábalu esteláu.


-Tuvo de ser prestoso.

-Nun creyas. Lo interesante ta equí, en Gamusín.

-Nun digas fataes.

-Dientro poco, Gamusín va ser el centru les intrigues.

Colás amirábalu con espresión de dulda. Mingo, por embargu, cuidaba qu'en Bellobello taríen aforoñando efeutivos pa ser a mandar más a Gamusín. Pola so esperiencia, nun diben dexar nengún furacu ensin airar hasta qu’atoparen los llibros que-yos amenazaben la so esistencia. Trabayare pa ellos y nun perdió’l tiempu. Nun dexaben nin un rispiu de yerba pa que se moviere col vientu. La so dictadura tovía nun se finare.

-Yá se m’escaecía. Hai unos homes que vinieron a pidir permisu pa contruyir un hotel de cinco estrelles na playa’l Sablón.

-Ehí tán. Vamos da-yos los permisos, pero enantes d’ello van sufrir como gochos.

-Lo meyor ye dici-yos que non.

-Pa que dempués unvien otra xente per otru llau. Non, home non. A éstos yá los conocemos. Vamos dexa-yos pasu y llevalos onde queramos.



-Pidíeronmos el permisu’l mélicu’l centru salú.

-Con saca-y una riestra semeyes de 1000 bellos, asuntu resueltu.

-Nun ye tan fácil. A lo que se ve, caberamente hai una epidemia pioyos mui correosa.

-Vamos si ye mala suerte. Tien d’haber una epidemia na zona onde nós llantamos l'hotel.

-Amás, la epidemia entamó de la que llegamos.

Pa salir de duldes colaron pal doctor, albidrando que los billetes sedríen a esgaya pa que-yos firmare’l permisu y asina entamar la espedición a la gueta de piedres afayaíces. D’esta mena sedríen a controlar les distintes fasteres de la provincia, xixilando’l mínimu movimientu sospechosu y avisando darréu al cuartel xeneral. Falando de cuartel xeneral, teníen de mercar muebles que fueren pal llabor que teníen de desendolcar: meses pa ordenadores nos que descargar les semeyes, armarios onde esconder informes y unos sillones cómodos pa folixar. Ente charra y charra aportaron al consultoriu. La cosa nun pintaba tan cenciella como pensaren.

-¿Camentaben qu’unos billetucos tán penriba la salú de los mios vecinos? Firmaré en cuantes que nun haiga plaga na zona.

-Podemos colar pa otra provincia a facelo y los sos vecinos quedarán ensin trabayu.

-Señores, equí en Gamusín nun hai paru. La xente necesita poco pa salir alantre.

-Ta bien. ¿Cuándo camienta que sedrá bon día pa volver?

-Dientro una selmana.

En saliendo del consultoriu, Mingo entró pela puerta atrás. Saludó a Gaspar y entrugó-y lo que-y cuntaren. Darréu, hebio una xunta de tola comunidá pa tomar decisiones.

No hay comentarios: