29 ene. 2013

¿SEDRÁ EN ZILA?

SI DALGÚN TERMINU DE CORDOBELLO T'UFIERTA DULDA, CONSULTA'L GLOSARIU




En llegando los foriatos a Cordobello, muncho fue lo qu’ablucaron con abondes coses que yeren estremaes de la tierra onde veníen. La que más, les sepultures nes que descansaben los muertos. Fueren cementerios grandonos o pequeños, les foxaques siguíen el mesmu patrón. Alcontrábense arrodiaes por carbayos, texos o fayes acordies a la zona onde s’atopaben. Del prau nel que reposaben los restos surdía una vara de madera, orniada a fartar según les formes representatives de la familia y la color favorita del muertu. Xubía al cielu de mena escomanada y acababa nuna circunferencia na que s’alcontraba incrustada una piedra. De día asomeyaba ser una piedra ensin dengún valir, pero de nueche illuminábase como si se tratare d’una llámpara na que xugaren los colores a brotar como flores.

Les Grandes Families allampiaron poseyer aquelles ayalgues que cuidaben teníen más estima que l’oru o la plata. Consultaron colos xoyeros que trabayaben pa ellos dende siempre y llograron qu’ellos ficieren estudios de diseños que lluciríen nun futuru nos sos aristocráticos pescuezos. Los cementerios fueron esfarrapaos dafechu por aquellos artesanos que metieron les piedres nes sos caxes fuertes a l’aspera de ser trabayaes pa les Grandes Families.
La nueche llegó y los xoyeros esapaecieron ensin dexar rastru de les sos persones. Nes caxes fuertes namái alcontraron polvu a esgaya, nun quedando nin una mísere piedra. Nos cementerios víense de nueves les vares coles sos lluces de colores no más cimero.

 
A cada muertu llariegu nuevu apaecía-y una foxaca cola so vara orniada y la so piedra relluciente. Los foriatos nun s’atrevíen nin averase a elles, nun fuere pasa-yos como a aquellos xoyeros qu’enxamás nun volvieron. Sicasí, entamaron una búsqueda ensin fin poniendo tolos conceyos pates p’arriba pa ser a alcontrar aquelles piedres pexigueres. Nun había casa, nin cueva, nin tenada, nin conciencia… ensin remover. Toes menos un conceyu que nin lo pisaron pola so probitú desaxerada.

-¿Sedrá en Zila? –preguntaben dalgunos foriatos cansos de nun atopar l’orixen les piedres.

-¡Non, home non! –contestaben los más echaos p’alantre- Un conceyu que tien namái tres pueblos y quinientos habitantes ye fácil de controlar. Dengún d’ellos se dedica a otra cosa que’l campu. Amás, esos fatos malpenes tienen pa comer ellos

Les duldes esfilacháronse y entamaren de nueves una búsqueda escomanada que los llevó a percorrer tolos llugares yá investigaos y dalgunos nuevos que fueren escaecíos poles mentes más brillantes de los foriatos. La suerte nun camudo nin un rispiu, el brillu mecióse ente’l polvu. Nos cementerios apaecíen nueves piedres pero naide nun yera alcontrar l’orixen de les mesmes.

 

-¿Sedrá en Zila? –aumentaba’l númberu de foriatos que lo preguntaben.

-Nun seyáis fatos, ye un conceyu xabaz en que la so población ta nes llendes col d’Or ensin atrevese a afondar nél –respondíen cada vez menos foriatos, anque sí los más importantes-. El gobiernu estudió dafechu’l conceyu y namái hai abondos animales xabaces.

-Ente ellos los homes que viven nél –añadíen los más lladinos con risuca lladina.

Pa mantener al pueblu foriatu distrayíu, llanzaron a la xente nuna aventura desaxerada nuna especie de conquista del oeste americanu. Tolos que s’averaren a dalgo asomeyáu a una veta de piedres reivindicaben la tierra pa so y el gobiernu rexistrábales como de la so propiedá. Hebio muncha trampa y los foriatos de baxa estopa vieron la ocasión p’apropiase de les finques más riques de los llariegos. Pero naide nun descubrió nin una maldita piedra.

 

-¿Sedrá en Zila? –ruxóse pola mayoría.
-Ta bien, ta bien –la minoría almitió-. Vamos entrar nel conceyu y nun vamos dexar nin un requexu que rexistrar.

Munchos fueron los que sirvieron de comida a los animales naquella Zila xabaz. Malpenes t’alloñabes un migayu pa facer les tos necesidaes de triba variao pa qu’apaeciere los tos güesos separtaos de la carne. Dalgún esplorador dio coles pates en culu fuxendo d’aquelles tierres pero pocos d’ellos atoparon una imaxinada salida. Hai quien dio la razón a la minoría col aquello de tornar a casa. Nin les armes facíen más valientes a los foriatos.



Ente’l tremar y el marmurar de los esploradores oyíase los aullíos d’una llobada. Un valiente propunxo un concursu de tiru al llobu qu’allegrare aquella marcha aforfugada. A los dirixentes abultó-yos afayadiza y que llevantaría l’animu de tanta opinión camudada. Separtóse’l grupu en pelotones qu’arrodiaren calmos a los soníos de la manada. Pasu ente pasu diben cercando los que cada vez s’asomeyáben más a chillíos alloriantes. Delantre de cada pelotón abrióse un llagu qu’arrodiaba un castiellu de piedres negres. Los homes xuntáronse onde más estrechu se facía’l llagu. Xustu naquel llugar, una ponte llevadizo dexaba ver la entrada al castiellu. Emitieron el so últimu parte a la capital pela so radiu ultimu modelu toe escacharrada. Entraron como nun fechizu de dalgún magu, dexando la radio prendío y los homes penetrando nel patiu del castiellu coles armes baxaes y les boques ablucaes. Zarapicaron los unos colos otros mentanto la ponte llavadizo dexo chirriar les sos cadenes. De mano nun s’oyó nada. Silenciu escomanáu.

De sópitu, unos glayíos apavoriantes dexaron oyer el futuru de los foriatos qu’entraren a esplorar Zila. Había quien dicía qu’ellí taben tamién tolos qu’entraron nel conceyu en busca les piedres y se perdieren; qué dengún llogró fuxir d’esi llugar dañible. Los más incrédulos falaben del fogar de los homes llobos, onde los animales cazaben a cuanto humán s’atreviere trespasar el so feudu. Sicasí, los llariegos cuntaben que’l castiellu yera’l de les ánimes encargaes de poner les piedres nos cementerios, qu’atrayeren a dellos foriatos ellí pa que’l restu deprendiere la lleición.¿Cuála ye la to opinión?
 

La nuesa programación sedrá:
-Tolos martes vienen les fasteres lliteraries y didáutiques: sensaciones, microrrellatos, nel aula y cuentos.

-Tolos vienres y domingos vengo yo, el virus Ye, coles mios caxigalines ablucantes y a veces ácides.
.

No hay comentarios: