1 feb. 2013

CONFESIONES D’UN VIRUS INFORMÁTICU 1


Namái nacer, decatéme que dalgo nun diba bien. Los circuitos, les computadores, la lletricidá y demás compañeros de nacencia na incubadora mirábenme y reíense de min. Nun yera a saber la razón. Un día sí y otru tamién aquella caterva informática marmuraba a les mios espaldes hasta qu’una tarde fui a oyer como me llamaben paletín. Nun atalantaba porque lo facíen hasta que me fixé qu’ellos nun falaben como yo. Falaben distinto. Ellos diríen que más fino, pero yo digo que distinto. Ellí entamó la cruz, na mio vida diba aguantar toa una pexiguera al rodiu de lo raro que falaba. El casu ye que nun yeren mui intelixentes como pa fardar. Bueno, dalgunos sí, los que dirixíen el cotarru con males artes. Gracies a la mio constancia, decatéme que nun yera l’únicu que falaba asina. Una carrapotada de máquines, virus, persones,… emplegaben la mesma llingua pa comunicase. Entós entamó a soname la pallabra colonialismu, pero eso voi dexalo pa otru día, que nun convién correr muncho. Hasta la segunda parte.

 Collacios, la enfermedá aconséyame un descansu de cuasi dos meses y a ella nun soi a desobedecela. Queden les entraes del domingu y martes coles que me despedir de vós momentaneamente. Tornaré de nueves n'abril. Hasta entós, alón.
 
Lleístes yá el cuentu ¿Sedrá en Zila?. ¡Qu'entá nun lo ficisteis! Tais pa que vos encierren. Corriendo. A lleelu.
 

La nuesa programación ta siendo:
-Tolos martes vienen les fasteres lliteraries y didáutiques: sensaciones, microrrellatos, nel aula y cuentos.

-Tolos vienres y domingos vengo yo, el virus Ye, coles mios caxigalines ablucantes y a veces ácides.


.

No hay comentarios: