12 jul. 2012

LA CIENCIA DE GANTÁN


Al llegar los foriatos* camudóme muncho la vida. La investigación en Cordobello* yera equilibrada cola natura, de fondu raigañu na tradición y con munchu procuru de nun fadiar a les persones. Nengún de los plantegamientos fo respetáu polos invasores que ficieron goña de les nueses creyencies y namái amiraron pa les ganancies como únicu camín pa xustificar la esistencia de la Ciencia. Camudaron abondo más que les formes, el físicu tamién lo fexo a estayu. Les valles crecieron y crecieron, enancháronse y enancháronse, siendo mui abegoso penetrar nos nuesos llaboratorios. Los rexistros nes abondoses entraes poles que teníemos de pasar ficiéronse más y más aforfugantes. Pasiquín a pasu tresformóse d’una fabriquina onde se trabayaba nos grandes descubrimientos de la isllalla a una factoría descomanada na que se producía les sos allucinaciones.


Les mañanes dexaron de ser lo meyor del día pa nosotros y tornáronse en dalgo tristayu y cafiante. Teníemos unos xefes que nun estremaben ente un estudiu de bioloxía y ún de televisión, ente una probeta y una pipa pa destilar güisqui. Llegaben cola so arrogancia sebosa y pidíente les xeres más ablucantes nel tiempu más curtiu enxamás nun pensáu, tratábennos como si fuéremos neños d’escuela y tuviéremos falta de tener al maestru tol día enriba nós. Amiraben los nuesos trabayos coles gafes de nun ver, xubiendo y baxando los güeyos acordies diben pasando les fueyes y carraspiando pa meter duldes nes nueses cabeces, siguiendo los vezos del que nun sabe nada. Entamábemos a tar un migayín fartos d’aquella situación na que nun podíemos trabayar nos temes que nos prestaben y por embargu teníemos de sacar alantre les sos babayaes d’última xeneración. Aquella tarde fo la escoyida pa facer l’asamblea de científicos que diba dar un xiru a tou aquel mecigayu y ellos nun taben convidaos.


Al día siguiente fichamos na carrapotada entraes que teníemos de pasar como si tuviéremos adormecíos y malhumoraos. Colamos pa los vestuarios pa nun llevantar sospeches y preparamos ellí los nuesos planes. Arrancharíemos con tolo que nos estrozaren a lo llargo d’años y tornaríemos a los tiempos d’enantes. De mano escoyimos un inventu fácil, entamamos con un “descargador de voltios seleutivu” que fizo que los nuesos xefes se lo pensaren mui muncho a la hora averase a nós. Dirixíase’l maquinón a la parte del cuerpu que deseares nel enemigu, apertabes el botón de disparu y el foriatu sentía como la so cadarma se desestabilizaba, quedándo-y el so organismu xamuscáu pola descarga y la so alma perdida. Yera tan simplaya l’inventu que malpenes tuvimos faciéndo-y axustes una selmana.


Pasamos a dalgo más complicáu y con perspeutives más bultables, “l’empalagador de deseos”. Tuvimos de face-y munchos axustes colo que duró dalgunos mesucos l’esperimentu. Nosotros queríemos qu’a los foriatos-yos refalfiaren toles órdenes que nos daben pero tal fo’l resultáu que tuvimos de llanta-y un mandu onde se recoyeren toles opciones d’aplicación que fueren surdiendo y tuvimos de cambia-y el nome pol de “l’esmoledor en deseos”. Nun facía falta qu’ellos vinieren pa nós, al final apuntábemos col aparatu y los probes foriatos veíen como se-yos esmigayaben los deseos quixeren o non danos una orde. Nin que dicir tien qu’esportamos la idea a otres factoríes de la isllalla.

Güei entamamos col “esaniciador de fatos”. Va ser l’acabóse. Ye tala la gana que tenemos que llegamos toos con más de media hora d’adelantu. Ver entrar a los nuesos fatinos con cara escuchimizaos va prestar a esgaya. Lloñe queden aquelles espresiones de rellambíos, agora fuxen de nós como llagarteses y paecen tenenos mieu. Estos neños deprienden ensiguida. Nun hai dulda dala que ya saben qu’ellos lleven les de perder y que tol tiempu que tuvieren de llistos foriatos fue de prestao. Pero voi callar, yá lleguen y nun me lo quiero perder. Enteraréisvos del resultáu pola prensa. De xuru.




*Foriatos: invasores de fuera la isllalla.

*Cordobello ye una isllalla, un piazu tarrén cola mar nel centru d’él y nel so esterior unos picos pergrandes que finen nuna borrina qu’enxamás fo trespasada por dengún home la isllalla.




.

No hay comentarios: