29 jun. 2010

LOS AGOSPIAOS


El palacete de les afueres de Bellobello enllenóse de convidaos a la fiesta del Agospiáu. Amalio dába-yos la bienvenida col so movimientu solemne de cabeza. Enantes como Xefe de Gabinete y agora como Presidente de la isllalla, había más de diez años que nun se perdía una. Yera la celebración de remembranza de la llegada de los foriatos al llugar y nun permitíen l’asistencia de nengún llariego, al nun ser el serviciu. La orquesta de cámara tocaba la “Sinfonía del Nuevu Mundiu” cola partitura orixinal trayida por un de los foriatos. El xampán sirvíase en copes d’oru. 648 camareros nun aparaben de xubir y baxar, entrar y salir, amirar pal suelu y callar. Nun abultaba qu’hubiere una guerra qu’acabare coles diferencies sociales ente llariegos y foriatos. Charraben, reíen, canciaben, vociaben, talamente como nes bones dómines. Amalio faló callandino con un criáu. Salió per una puerta serviciu y dio coles pates en culu hasta la sala onde echaba’l pigazu.


-¿Qué ye tan perimportante pa interrumpime la fiesta l’Agospiáu?

-Señor, el Conseyeru de Talagate ta en Gamusín nun viaxe secretu.

-Abultábame raro qu’ési se perdiere una fiesta l’Agospiáu.

-Paez ser que’l Conseyeru ta amagostando col de Gamusín dalgo pa derribalu a usté y al blogpredicador.

-Vaya, vaya. La provincia más rica de Cordobello cola provincia más xabaz. Hai dalgo que me fai duldar de les sos bones intenciones. Manda a dos divisiones del exércitu pa Talagate, cuando torne’l so Conseyeru va recibir una sorpresuca.

Amalio salió de tas en tas, cavilgando idegues pa frayar dafechu a los insurxentes. Nel camín, una criada coyó-y la mano y atráxolo a un cuartu enllenu cames. Amalio nun cavilgó más. Bebió, rió y …

No hay comentarios: