3 jun. 2010

LA ENGAÑIFA


Naquella fortaleza escondíase una cárcele que de mano asemeyaba vacía. Rexistraron celda a celda ensin atopar otra xente que nun fueren los vixilantes. Nun había tampoco cocineros, nin llimpiadores, nin dengún que ficiere’l llabor d’iguar lo escacharráu. Sicasí, el llugar nun tenía pinta de desdexáu. Xuacu fízo-yos interrogatorios a toos ellos, nos qu’aseguraron nun saber nada, que’l xefe yera l’únicu que conocía los secretos d’aquelles parés, al suicidase llevólos toos con él. Xuacu nun les tenía toes consigo, mandó pesllar a los carceleros y ordenó revolver de nueves too, dalgo nun se dexaba ver y teníen d’alcontralo. Ún, dos, tres y cuatro pasaes, onde dieron con más de lo mesmo. Asur dixo entós:


-Ehí fuera, esto paez más grande.

-Vas tener razón, rapaz –contestó-y Xuacu-. Lo meyor ye dir fuera y pescudar.

La xera nun-yos llevó muncho. Nun yera cosa de suétanos o cuartos tapaos, naquella fortaleza había otru pisu, más pequeñu, pero construyíu nes mesmes muries, un segundo pisu, y les escaleres atopábense en dalguna les esquines. Ficieron grupos y buscaron. Xuacu coló pal cuartu mandu y vio un cuadráu de muries en metanes la construción. Glayó a la xente pa que fuere. En llegando, garraron maces y entamaron da-y a la muria. De sópitu, una entrada encomencipió abrise y apaeció una subidoria. Nel segundo pisu arrexuntábense nanos con gorros de cocina, mandiles de serviciu y monos colos que facer igües ensin emporcase. Xuacu mandó-yos baxar. Una puerta escondió’l ruíu d’una llave. Fata aición, nun periquete echáronla abaxo. El xefe la fortaleza amosó la so valentía garrando a la prisionera, asina se sabía pol so uniforme, y llantó-y una pistola en pescuezu. La prisionera plantó-y una patada correutamente dirixida y echó a correr pa les escaleres. L’asesín nun miraba nada, mató al so soldáu y quinxo facelo cola so prisionera, nun había dulda dala, yera un foriatu.

2 comentarios:

Preste Juan dijo...

Me ha gustado mucho leer este relato, que no sé bien si es una historia tuya, una anotación de un hecho histórico, o una mezcla. ¡Pero es singular!

Adivín Serafín dijo...

Hola Preste Juan. Es una historia mía. Me gustaría conocer tu dirección del blog, si no te importa.

Blogsaludos