14 jun. 2010

QUEDEN 7 DÍES PA LA ESPUBLIZACIÓN DE "ORBAYU SECO"

SI DALGUIÉN M'ENTRUGA POL MICRORRELLATU QUE MÁS ME PRESTA, LA MIO REMPUESTA VA SER CENCIELLA: TOOS.

LA SITUACIÓN



En cuantes la conocí, dalgo camudó na mio vida. Nun me dexaba nin de nueche nin de día. Los mios collacios teníen de curiar les formes, nun fuere a enfocicase. Nesi intre cayíen en mala consideranza y yo nun podía tar cerca d’ellos. Asina y too, queríala y allampiaba tar al so llau como la cosa meyor d’esti mundiu.

Entamó la preparación pal casoriu, siendo les primeres diferencies abegoses de la pareya. De diez convidaos pasamos a doscientos noventa y cinco, cuasi toos de la so parte. La neña nun yera a cunta-y a la xente que nun taba na llista. El casase nel ayuntamientu finó siendo na ilesia los sos suaños, la de Deva, onde lo ficieren sos pás. El dir vistíos informales camudóse en dir de blancu ella y de xaqué yo. De dir a un llagar nin cuntalo, tenía de ser onde foi siempres la so familia, al Marieva. Tresformóse nel so matrimoniu, porque del míu malpenes quedaba el “sí quiero”.

El neñu nun tardó en llegar y ella dexó de trabayar pa nun estresase muncho cola so crianza, porque lo que ye la casa facía-yla una neña que-y aconseyare so ma. De la que yo diba al trabayu, ella quedaba na cama viendo dalgún culebrón. Llevantábase tres hores más tarde, cuando salía’l neñu al recréu nel xardín d’infancia. Non pa velu, sinón pa solidarizase con él. La tarde yera la hora del día que más facía, quedaba coles sos amigues. Más tarde recoyía al rapacín de dalguna actividá extraescolar, que cuantes primero entamare a faceles acostumaríase meyor a elles. Cuando yo tornaba, nun atopaba más que problemes. La cosa yera qu'ella nun sabía mas que marafundiar les perres y yo facer hores estra.

Nun yera a pidi-y el divorciu por mieu. Hubo un momentu en que namái diba a dormir. Pocoñín a poco foi surdiendo na mio tiesta la idea del asesinatu. ¿ Cómo matala ensin que me culparen? ¿ Cuála yera la forma na que los mios escrúpulos podíen actuar nun asesinatu? La rempuesta diómela ella. Una riestra de mures invadieron el solláu, poro que mercó velenu pa finar con ellos. Foi feliz. El pensamientu de la so muerte tuvo al mio rodiu a lo llargo de selmanes, pero enxamás me ponía a ello. El mio celebru tarrecía pensar en facer dalgo qu’ella nun diba tar d’alcuerdu. Yera un verdaderu calzonazos.

Por fin yá sé lo que voi facer. Ella quiciabes nun tea mui contenta cola mio decisión, pero cuando s’entere yá va ser tarde. Voi envelename yo.

No hay comentarios: