1 jul. 2010

TALAGATE Y FINAL


El Conseyeru de Talagate nun yera a pescanciar que nun lu convidaren a los Agospiaos. Cuidaba que’l so pesu políticu yera más fondu pero, a lo que se ve, la so presencia nun yera deseyada nin nes fiestes. Quiciabes fora bono que ficiere más rellaciones públiques colos son visitantes ilustres, que los afalare a dir a la so casa, enllenalos d’agasayos, llevalos a los llugares más de moda… La verdá que, si apara un migayín, eso ye lo que fai yá. ¿Cómo yera que nun surtiere afeutu nos sos conciudadanos foriatos? ¿Tendría de facelo tamién colos llariegos de más nome? Picaron a la puerta.


-Pase.

-Señor, el Señor Presidente y el Conseyeru de Bellobello deseyen velu nel cuartu del fume.

-¿Nel cuartu del fume? Si nun lu emplega naide.

-Son les sos órdenes.

Nun hai llei más fata que la de fumar. Facer cuartos p’arrequexar el fumu yera una fatada que naide nun cumple. Y agora, esi par de xostrones mándenlu dir al cuartu’l fumu pa falar. Menos mal que mercó coches p’andar pel palaciu, si tuviere de dir d’un llau a otru diba tardar más de media hora. En dellos segundos va averase onde tán esos pazguatos. Nun yera raro que los llariegos quixeren gobernase ellos, con xente tan alloriada como Amalio y el Blogpredicador. Pero que faen ataos. Corri a desatalos.

-¿Cómo t’atreves a detenenos?

-¿Detenevos?

-Nun vas a los Agospiaos y pa enriba secuéstresnos.

-Nun voi a los Agospiaos porque nun me convidasteis.

Un españíu acabó cola so charra. La muerte de los tres foriatos más fuertes acaba con un réximen de dos sieglos.

No hay comentarios: