16 jul. 2010

MANADA DE DOS

Sorprendióme la to llamada. Nunca nun lo faes cuando toi na casa’l pueblu. Sonó y sonó’l teléfonu, enraxonándome a fartar. Crecióme’l pelo y los aullidos prendieron les lluces de les cases de la rodiada.


-Nor, entama una partida caza. Los llobos tán de nueves equí.

Garré’l coche y volví pa la ciudá. Adiós a la mio selmana de folgueta depués d’un cansu mes mercando. Nun sé como pude enquivocame de cruce. Paré’l coche y eche correr pel monte. Siempre me llames cuando toi na casa la ciudá. Cuando la xente cuida que ta sonando la televisión. Les llambíes yérenme conocíes. Entamaron esvariar peles mios oreyes. Nun paré, di les zanques hasta’l bosque. Ellí parásteme. Reconocíte. Los nuesos güeyos xuntáronse. Un disparu rompiónos la concentración. ¡Qué duros son los caminos cuando falla l’amor!

No hay comentarios: