7 jul. 2010

LA OTRA FORTALEZA

El vienres sedrá'l final de la blognovela, quiciabes vuelva con una nueva entrega.


Xuacu nun aparó nin un rispiu: faló col xefe d’aquella fortaleza; averóse a la prisionera y fue quien a descubrir el so nome; sepio qu’había otra fortaleza dellos kilómetros más pa dientro; aldovinó que na nueva fortaleza preparáben-y una trampa; ascuchó que la tierra na que taba la otra fortaleza yera un ermu; apostó a que la entrada al mundiu de los foriatos taba nella. Depués de too ello, durmió.


Na mañana siguiente unvió correos a Gamusín y Ariñán. Almorzó abondo, a sabiendes que nun diba xintar. Salió con una patrulla pa observar la otra fortaleza. Fue col jeep y acurrucóse nun oasis cerquina la fortaleza. De mano, nun se vía nada. Malpenes baxó’l sol, vió que salíen dellos soldaos cola prisionera. Pela puerta que salieren, notó’l reflexu d’unos prismáticos. Abellugáronse nunes palmeres hasta qu’amiyó la nueche y fueron a colar del llugar.

Dexó’l día nuevo pa descansar. Tropes abondes aportaron de los conceyos más averaos. Supo qu’Amalio, el blogpredicador y el Conseyeru de Talagate morrieren nun ataque de les tropes de la presidencia de Cordobello. Pasaría a la historia como una llocura del Presidente, que veía pantasmes per tolos llaos y unvió les tropes enquivocaes. Asur xugó con él unes partíes al axedrez, cuasi lo único bono que truxeren los foriatos.

Na nueche colaron de nueves al oasis. Montaron nél un campamentu. Al llegar el día, dexaron ver la so bandera. Yera la llariega de Cordobello. Taben dimpuestos a cercalos díes o meses, pero nun diben gastar una bala. Acordies a los cocineros nanos, nun teníen provisiones pa muncho. Los foriatos siempre tan babayos.

A la selmana, una bandera blanca dibuxóse nel ermu.

No hay comentarios: