27 oct. 2009

RUTINA


-¿Ónde ta’l mio xefe gabinete?


-Ehí, nel so despachu, señor presidente.

El fumu’l puru dexa la tarxeta visita del cabezaleru de Cordobello. Les vacaciones déxenlu siempres como nuevu, necesita más guerres que-y den descansu depués de trabayar abondo nel chigre del so despachu. La secretaria del so xefe de gabinete fai’l requiloriu de costume y ábre-y la puerta, saliendo l’aire de les ventanes del despachu abiertes nueche y día. Hasta nes feches de guerra alcontrábense abiertes, ye un vezu del xefe de gabinete que ye alérxicu a los despachos y por eso ta la mayoría’l tiempu na casa la so secretaria despachando muncho más gayoleru. Güei tien de tar nel palaciu gobiernu pa recibir al presidente nesos pocos díes que s’alcuentra ésti gobernando.

-Bonos díes, señor presidente.

-Bonos díes, señor xefe de gabinete. Siéntolo muncho tener de face-y venir a trabayar, yá sabe que ye fuerza mayor el primer día que m’atopo na capital. ¡Ah! Nel tren yá me lleeron la pazguatada qu’escribió’l blogpredicador esi.

-Piénsase tocáu pola mano de Dios. Contesté-y nel so nome.

-De xuru que bien fecho. Ési palurdu siempres anda colo mesmo, cualquier día vamos tener que convidalu a un viaxe.

-Sí, agospiándolu nun hotel de 5 sables y con caxa de pinu nel cuartu.

-Vamos asuntos más serio. Esa xente de la oposición tán faciendo un gastu pergrande a les nueses arques. Sedría bono camentar dalgo pa ellos.

-Home, cuando taben llibres n’Ariñán facíen más gastu.

-Asina y too, nun dexa d’abeyame pela tiesta la idega de facelos trabayar nos campos de fruta. Si se nieguen, nun habrá comida.

-Paezme bien. Pero la xente de Cordobello que trabayaben nellos, ¿ónde los metemos?

-Nun tren pa la zona picos. Una vegada ellí, el peligru nun ye cosa de nós.

-¿Vamos matalos?

-Que los mate la fame, el fríu y l’altura.

La puerta malpenes s’abre pol aire. El presidente despídese del so xefe gabinete de la que plizca a la secretaria. El xefe gabinete pon-y mal xestu, pero’l presidente yá nun lu mira. La secretaria abrázase a él y da-y un chuchu.

-Agora mesmo vamos pa la to casa, vidina.

4 comentarios:

Milio dijo...

Estos castrones nun tán contentos coles muertes del mio fíu y los sos collacios. Nun-yos importamos nin un rispiu a esta xente. Namái que nagüen por muertes. O entamamos una reconquista de Cordobello o acaben con nós en tres díes. Sí señor, o facemos una reconquista o vamos finar comiendo gamusinos.

Condesa de Felguecuentu dijo...

El nuesu presidente nun dexa d’ablucame coles sos grandes idegues d’estadista del sieglu XXI. Les nueses fiestes y folixes van espolletar col trabayu de tola oposición, eso va ser l’acabóse. Brillante brillante, hasta lo albidrao pa esa caterma de probes que comen gracies a nós.

Blogpredicador dijo...

Van alcordase de min. Esto nun queda asina, non señor. La ilesia va sacar a la cai a los sos creyentes escontra les ordes atees que mos gobiernen. Na cai mos veremos.

Xefe la oposición dijo...

Nun hai vergoña. Facenos trabayar a nós, a la clase político cladestino. Porque agora me faen pagar la tinta y el papel na cárcele sinón diben oyeme.