8 oct. 2009

DE SORPRESA EN SORPRESA


Nel cuartu piquen a la puerta con ganes. Ánxel marmura delles vegaes un yá voi non mui covencíu. Óyense pisaes marchando depriesa y tornando a tou meter. La zarradura duelse del roce d’una llave. Ánxel arremella los güeyos namái vela a ella, a la roxa del día anterior, anque sedría más exautu dicir de la nueche anterior. Nun remembra que falare tan marcial, el so timbre de voz paez esfacese pente’l vidriu una botella oruxu. Ye más, abúlta-y menos dulce y afayadiza que la que conociere na xornada anterior. Hasta tien la sensación de que-y creció un bigote enriba de los imaxinaos llabios roxos y carnosos. Aquella muyer malpenes tenía nada que ver cola neña que tantu lu afalagare en chigre mentanto bebíen y canciaben. Dáben-y ganes de correr escaleres abaxo y nun aparar hasta llegar a les montañes de Cordobello, pa esguilales y pasar al otru llau, al otru mundiu. Sicasí, asperó que-y cuntare lo que diba pasar.
-Camarada, el comité de llucha quier falar contigo.
-¿Nun me digas que fue too mentira?
-Camarada, la causa ye la causa.
Nun volvió cruciar pallabra con ella, namái la siguió hasta’l cuartu onde se diben xuntar con él y dexóla pesllar la puerta. Amiráronlu serio, con della rocea. Ún d’ellos entamó a fala-y.
-Nun ye abondo lo que se dexo ver usté cola nuesa axente. Imaxínese que teníemos de saber d'usté enantes d’encarga-y una misión tan importante como ésta.
-Pueo imaxinar.
-Nuna hora saldrá un tren especial que lu tornara a onde ta’l gobiernu de la oposición. Va facelu col presidente del gobiernu que nun futuru va tar na oposición, anque quiciabes yá nun lu té si too va como tien de dir y seya’l so caberu viaxe. Amás dirá un home que tien tola pinta de ser el so ayudante y que tamién lu va xixilar. Con usté viaxará esi collaciu de vos que cada vegada que vien lu visita. Nun mos prestaría acabar con una amistá tan fonda y carnal. Nos vagones d’al llau de vos va dir xendos destacamentos que van finar con cualquier dulda de fuxida o cualquier posible ataque. Llevarán los cuatro unos collares, los d’ellos pa españar en cuantes ustedes tengan la mínima dulda, y los d’ustedes que van ruxir si ellos faen dalguna cosa sospechosa. Equí-y apurro les llaves de los cuatro collares, por si vustedes tienen dalguna vacalloria y tienen ganes de trebeyar. Dexámoslu colar pa qu’igüe tolo que tenga qu’iguar. ¡Ah! De la nuesa boca nun va salir nin un rispiu de que nun-y van les muyeres. Ta llueu.
-Aquella xente ta peor qu’una maniega. ¡Qué nun-y presten les muyeres! –camienta’l nuesu collaciu, escaeciéndose que cola sidra nun fue a facer nada.

No hay comentarios: