1 nov. 2012

RESISTENCIA EN CASTRÓI

VISITA LA ISLLALLA AL TRAVIÉS DEL SO MAPA


Castrói fo’l conceyu escoyío polos foriatos pa montar la primer fábrica d’armes de Cordobello, a la par d’un espampanante polvorín soterrañu onde guardales. Ficiéronla averada a Gamusín, l’antigua capital de la isllalla y sede del gobiernu d’oposición a los foriatos. Queríen d’esta miente cuntar colos arsenales de mayor valir dimpuestos pa llanzar cualquier ataque al enemigu. Elixeron un pueblín nel que se xuntaben tres ríos, dándo-y una posición estratéxica na que la población taba arrodiada d’agua per tolos llaos menos per una vaguada piquiñina onde s’atopaben les puertes de la llocalidá coles sos muralles milenaries. Planificáronlo too como si d’un pantanu se tratare: llevantaron un pueblu nuevu onde tresplantar la población como si trataren de xeranios, sacaron piedra a piedra la puerta y muralles y lleváronles pal palaciu presidencial de Bellobello, arrasaron con toles cases del pueblu menos cola mansión onde se metió’l direutor de la fábrica y la so familia, ficieron barracones pa los trabayadores colos materiales de sobra de mediu Cordobello, llevantaron edificios altos y de muncha apariencia pa la fábrica col aquello que paeciere ser de sieglos venideros, construyeron un fortín de gran seguridá que sustituyere les muralles y la puerta, escoyeron a los llariegos que diben trabayar na fábrica ensin salir del llugar nin pa fumar, punxeron una alambrera qu’arrodiara tol entornu y llantaron una villa de foriatos bien pegadina al fortín pa da-y cobertura a la fautoría.

 

Lano vio como lu separtaben de la so familia, como lu xubíen a un camionón atarraquitáu de rapazos y como enfilaben pa la carretera’l fortín. Cada dómina sustituyíen a los trabayadores vieyos asina como a los muertos de mena natural o accidental. Sabía que-y asperaba: dexar la casa onde deprendió día a día a facer inventos ablucantes cola so familia pa xuntase a nuevos collacios de trabayu naquella cárcele con forma fautoría onde teníen la desgracia de morrer pal futuru. Tolo que cuntaben del fortín y los barracones quedábase pequeño, lo mugoriento mecíase colo ferruñoso y adueñábase d’aquel llugar qu’un día tuvo vida y que la perdió al tresformase n’infiernu. Tocó-y vivir y dormir nel tercer pisu d’una llitera, les poques coses de so metíales nuna taquilla mínima y llograba dalgo d’hixene en duches alloñaes de los ríos. La comida azotábentela nunos cacíos sucios, el tiempu llibre aburríase ente les cucaraches y el sexu deprendíase a ascondelu.
Lano entamó a cunta-yos a los sos collacios histories de los inventos de la so familia y los otros ascuchaben en silenciu y cola sorrisa amatagada. De xemes en cuando yeren a traéi dalguna tuerca, dalgún trozu fierru, dalguna ferramienta,…, y metíen-ylos nunes taquilles esfeches pol tiempu. Lano llogró dalgo de papel y un llápiz colos que dibuxar proyeutos que dalgún día pudieren ser. Toos xixilaben pa cuando veníen les revisiones sorpresa de barracones, nun queríen que dieren colos futuros inventos de Lano.

 

-Entaina nenu, que soi vieyu y nun voi llograr ver el to primer inventu –díxo-y Poldo, el más vieyu la fautoría.
Lano decidióse a la fin, diba facer una robó que fuere a baillar con toos. De primeres nun-ylo cuntó a naide, quería pillalos d’improvistu. Esbilló ente les pieces, garró aquelles que-y diben sirvir y pidió les que-y faltaben. Les duches tresformábense en taller namái cenar y Lano echaba´l tiempu trabayando na nueche, asina que pol día los demás aidábenlu a empixar a los xefes y que’l rapazu fuere a dormir unes horuques.

Pronto tuvo d’echa-y un gabitu un soldador, que pasu ente pasu fo decatándose que taben a montar un robó. El gallaríu d’allegría ascuchóse ente los obreros. Prestába-yos la idea y cruciáronse porres nes qu’apostaben pa que diba sirvir. Escomencipiaron a come-y la oreya a Lano pa que-yos dixere de que diba l’inventu y ganar el premiu. Tanta fo la presión que Lano díxo-yos a la fin que taba a construyir.
La priesa entamó la carrera. Cuasi colocaben la pieza acordies la traíen. Los pechos y la cara dexáron-yla a Clis, l’artista del grupu. La espeutación dexóse sentir. Dengún faltó a la cita. N’acabando coloca-y lo importante, Lano llamó a Poldo pa qu’echare’l primer baille. Prendió la ilusión de fierru y púnxo-yla en posición a Poldo. Entós oyóse:

-Arrecúchate contra min que soi toya.

Los aplausos, los xiblíos y los ixuxús prendieron la nueche. La memoria de los cantares afloxo la espita l’olvidu. Toos gociaron de la robó. Toos-y dieron un baille. Toos menos ún. Nuna ventana atopábase’l fíu’l direutor, mirando agocháu l’espectáculu. Na so cabeza entraron otros planes.

 

Los sábados na tarde-nueche xuntábase na mansión de la fautoría lo más seleutu de la mocedá foriata de la rodiada. El direutor mandó a Lano que preparare la robó pal baille del so fíu. Lano quedó aparráu. Nun yera a creyelo. Aquellos castrones teníen güeyos hasta nos retretes. Malpenes tenía dalgunes hores pa iguar la cosa. Faló colos collacios. Clis iguó una segunda cara con forma gocha que-y camudaba a la robó. Dalgunos preparáron-y una fras nueva. Lano echó l’últimu baille con ella y besóla.
Acompañóla hasta’l salón de la mansión. Un sirviente desixó-y que-y desplicara’l funcionamientu d’aquel cacharru. Lano desplicó-ylo. El sirviente glayó-y pa que se marchare. Lano echó-y la última mirada a la so robó.

 

Fo la sensación de la nueche. Mozos y moces sortiáronsela como llocos. El tocadiscos pinchó hasta’l caberu tema de la casa. El fíu’l direutor reservóse l’últimu baille. De la que danciaba, la cara de gocha fizo la so apaición. Les risotaes y glayíos dexo saber a los trabayadores na parte del baille na que taben. El fíu’l direutor intentó safase d’ella. Fo cuando la robó glayó:
-Arrecuchate contra min que soi una bomba.

La mansión esmigayóse acordies l’españíu s’espardió pente los ríos. La bomba tenía una potencia hasta esi momentu esconocida en Cordobello. Los llariegos enxamás mataren a naide, aquella fo la so primera ocasión pero non la última. El primer ataque de la *resistencia llariega fo tou un ésitu.

 


*Resistencia.- Asina se-y llamó a la xente llariega qu’entamó a sublevase escontra los foriatos. Esta yera la historia del so entamu y quiciabes nun futuru cercanu vos contemos otres.
 
 
.

No hay comentarios: