15 nov. 2012

LA CUEVONA DE LLAGÚN

¿NUN QUIES VER EL MAPA DE CORDOBELLO? ANDA, ÉCHA-Y UNA GÜEYAÚCA

GLOSARIU PA RESOLVER LES TOS DULDES

Máxicu, esi yera’l vocablu que describía’l llugar del que vos toi a falar y que carrapotaes de xente, veníos dende tolos requexos de Cordobello, visitaben ensin aparar. Alcontrábase nun recuestu, atapáu por árboles del llugar y una fondigonada que lu empozaba ente tanta cuesta arriba que lu arrodiaba. Entrábase a una cueva como otres munches na isllalla, pero ésta taba enllena de runes perantigües que cuntaben histories sobre l’universu y los sos misterios. Quiciabes nun se fuere a saber lo que naquella escritura vieyo se recoyía si nun fuere polos milenta dibuxos que l’acompañaben: naves viaxando pel universu, homes con traxes espaciales estrambólicos, faunes y flores enxamás vistes, llugares que nun s’averaben nin por asomu a lo qu’había na isllalla… Nun teníen conocencia dala de quien pudiere tener fecho aquella maravía de la información (nin lo imaxinaben, nin-yos preocupaba), namái barruntaben que yeren de les dómines d’enantes del entamu la memoria, d’enantes que s’emplegare la escritura en Cordobello. Por embargu, na entrada taba escrito la pallabra LLAGÚN, con lletres como les d’anguañu pero que téunicos, afamaos na búsqueda de la vieyez nos oxetos, dicíen que taben escrites al empar que les runes. Llagún, nadie aldovinaba’l so significáu; nengún yera a falar del llugar onde naciere’l términu; dalgún llocu cuntaba que na isllalla hubiere una lluna que se nomaba asina y qu’esapaeciere ensin que naide fuere alcontrala; la única verdá yera que los más vieyos decidieren llamar d’esa forma al conceyu n’honor a los facedores de tanta riqueza cultural.

Llagún, neto a Ñaña, fueron los conceyos onde más tarde entraron los foriatos. Les sos orografíes emprunes y la so xente xabaz, acordies al gustu los foriatos, ficieron d’ellos los bastiones caberos que cayeren nes manes de los invasores. El despreciu que los conquistadores teníen pa con tolo qu’ufrieren aquellos llariegos, guardaron les sos ayalgues en secretu a lo llargo de munchos años. La cueva nun fo distinto. Tuvieron de pasar dómines enteres enantes que los foriatos fixaren la so cobicia nella. La multitú significaba perres a esgaya y nun podíen dexar de cobrar entraes naquella cueva del pastón de xente. Pesllaron la so entrada, cortaren los árboles que la vixilaben, amurallaron el so contornu y nun gastaron nin un rispiu nel so interior; yera más, nengún de los dirixentes qu’entamaron la esplotación de la cueva se molestó n’entrar dientro d’ella.

Al rodiu la caverna construyeron hoteles, restoranes y llugares de diversión que ficieren de la visita dalgo difícil d’olvidar na mente y nel bolsillu. Trazaron una autovía que coneutare’l centru antropolóxicu cola capital demagóxica. Llevantaron una xigantesca catedral que-yos sirviere pa orar a la riqueza por llegar. Montaron el casinu más escomanal de tola isllalla, qu’aprovechaba’l tirón de la cueva pa esplumar a cuanto viaxeru s’averare y nun fuere pa orar muncho. Ficieron souvenirs espampanantes del esterior modernu de la cueva pa que la xente remembrare’l llugar futurista y non l’anticuáu. Y echaron a tolos llariegos a una distancia prudencial, ensin que s’alloñaren muncho pa tresformase nuna manu obra barato, pero arrequexándolos un migayín pa evitar visites desagradables.

Televisiones, periódicos y radios unviaron a los sos meyores reporteros. Lo más granible de les Grandes Families recibieron la so tarxeta de convite. El gobiernu de Cordobello en plenu averóse al acontecimientu. La inauguración del complexu diba facese por tolo alto. Hebio celebraciones en tolos llocales, hasta na catedral, a lo llargo de díes; viaxeros de toles categoríes llegaron al llugar, al fin de cuentes el dineru nun tenía distinción demientres fuere llegal y se pudiere arrampuñar; los empresarios de la venta fácil esfregáronse les manes malpenes aportaron los primeros visitantes a los qu’engañifar; la probeza d’espíritu curábase con mises y billetes pa pagar lo carnal.

Les autoridaes averáronse a la cueva. Los dirixentes mandaron a los llariegos a los sos puestos. Les autoridaes vieron con abluque la modernidá d’aquella entrada orniada con lluces qu’imitaben les de les naves espaciales. Cruciaron el chocar de manes ente autoridaes y dirixentes. Avanzaron p’hacia la caverna con cara d’homes de mundiu. Los porteros apartáronse mansulinos. La comitiva entró por primer vez nel llugar. Fuera los flashes, aplausos y glayíos de la multitú aselaron. De la cueva salieron tolos trabayadores llariegos dándose a les voces. Dicíen que la comitiva esmigayárase nel aire malpenes llegaren a la primer runa. La policía foriata detúvolos y entró a mirar la que montaren. Segundos, minutos, hasta un cuartu d’hora llegó a pasar ensin que naide  del interior saliere.

Llamaron al exércitu pa que fuere a controlar aquel despropósitu. Miles de soldaos formaron n’antoxana y prenetraron na cueva a les carreres. Unos pocos tornaron vocinglando que’l llugar taba malditu, que los collacios que diben delantre esaniciárense malpenes llegaren a unes formes rares que taben na parede. Dalgún llegó dicir que les formes rares s’illuminaren y tresformaren en lletres. Ún que sabía lleer aseguraba qu’ellí traía: “Bienveníos al aeropuertu interestelar de Cordobello. La so nave saldrá en dellos segundos”.

El complexu quedó ensin foriatos de por siempre. Los llariegos tornaron de nueves a visitar la cueva. Nengún llugareñu entró nes edificaciones feches polos desapaecíos dirixentes, que fueron esmigayándose de poco a poco. La cultura taba lloñe de la cobicia anque la distancia se midiere en centímetros.

Nengún de los llariegos quiso nin quier marchar de Cordobello.


La selmana que vien va entamase a espublizar microrrellatos en Coses de Cordobello. Faerase tres xueves siguíos pa escomencipiar con fuerza. Depués alternaráse cuentos, microrrellatos y sensaciones tolos xueves que nun haiga descansu.

.

No hay comentarios: