22 nov. 2012

MARXINACIÓN AMATAGADA




Llegó a la catedral de Plistói nuna xarré tirada por diez caballos blancos. Tola xente arrexuntao na esplanada d’entrada al templu taba vistío de blanco. La madre, que lu diba acompañar dientro la casa del Alma Eterna, llevaba’l traxe de la so Gran Familia pa les bodes, blancu como una palomba virxen. Por embargu, nel so interior, dalgo prieto lu acongoxaba. ¿Sedría’l so corazón? ¿Sedría la so esperanza? ¿Sedría él?

Al entrar la novia na catedral, los sos güeyos fuéronse pal so amor verdaderu. Aquel casoriu taba frayando los sos sentimientos. La so realidá. Él.

Pasó la ceremonia cola mirada na gran estatua del Alma Eterna. Como si la novia nun esistiere. Como si’l cura nun falare. Como si sólo tuviere él.

-¿Quies a esta muyer como lexítima esposa pal viaxe p’hacia l’Alma Eterna?

El sí salió-y con mieu. Amatagáu pola so fe nel amor sinceru. Nel amor. Nél.


La espublización del próximu microrrellatu d'esti triu inicial sedrá'l 29 de payares. Nun te lo pierdas.

Si tienes dalguna dulda en pallabres de Cordobello nun dúldes consultar el Glosariu. Pasu a pasu dirá creciendo.
.

No hay comentarios: