11 oct. 2010

MENUDANCIES


La llamada fue sero. Na comisaría namái quedaben el reten de nueche. Garré’l teléfonu y la voz sonó callada, como amatagada. Un home llegare al so barriu. Na casa oyíense ruídos raros. Escuchare na radio lo del psicópata na ciudá y yera neto a la descripción d’aquel home. Colgó. Nun dixo nin barrio, nin cai, nin casa.


A la selmana taba de nueves de guardia. El teléfonu sonó machacón. La voz faló repetido. Afirmó que yéremos unos desdexaos, que nun mos esmolecimos nin un rispiu del psicópata. Remembré-y que nun dexare señes poro que taba difícil garralo. Pasóles y colgó.

Entamamos la investigación. Tratábase d’un home de pelo llaciu y castañu. La so cara tresllucía cansanciu. Sicasí, namái se-y vía salir a los enredos peles mañanes y tornar a piesllase na casa. En faciendo’l seguimientu, l’home actuaba neto a los psicópates. Preparamos un mecíu ente la policía llocal y la estatal, pero ensin batelo muncho, nun fueren a empatonase y dir pal suelu. Entramos pel teyáu, el portal y el club nocherniegu. La puerta cayó. L’home salió esposáu. Los gatos nun dexabes de miagar. Pedíen llechi y el so amu nun taba pa dá-yoslo. Cuando montábemos un operativu, dalguién lo pagaba. Con un migayín de suerte l’home namái saldría acusau de pederasta. Anque sólo fuere de gatos, pero pederasta. Menudancies.

Ilustrador: Miguel Jiménez

No hay comentarios: