9 sept. 2009

PER SIEMPRES PROBES


Ésti día va pasar a la hestoria. Polo menos asina lo cunta la oposición. Dicíen: nun va escaecese enxamás, va pasar a la hestoria. Dalgún retrucaba: nun fales de más. Taben nel cuartelón más que nada pa que nun los mataren. Sinón, diben tar ellos pesllaos. Mieu teníen a que los eliminaren, pero más nada. Acordies a ellos, dientro la cárcele yeren los xefes; nun se movía nin un rispiu ensin qu’ellos lo supieren. Bueno, menos lo de nos. Quiciabes porque pasare poco tiempu. Podíen atapar les coses un migayín, pero desiguida lo golíen ellos y teníen d’aparar. Aportaron los nuesos collacios, los pirates. Garraron a los policíes en metanes d’un partíu televisáu. Ablucaron. Esposáronlos. Desiguida charraron cola oposición. Males noticies. El gobiernu, polo que cuntaben, diba proclamar l’estáu d’esceición. Nagüaben por llantar una tiranía dello tiempu, pa dalgún interés escuru. Anque quedaren na cárcele, executaríenlos. Teníen de salir. Aquellos facinerosos diben entamala. Siempres asocedía lo mesmo. Un reinu de tremor p’aselar dalguna falcatrúa. Teníen de finar con ello. Hai tiempu a esgaya que gobernaba la estremadrecha. Mentanto falaben con ellos, buscábennos a nos. Los babayinos. Los que muerren en toles batalles.
-Home, yá yera hora qu’apaeciereis.
-Engañómos el fumu –dixi yo con retranca.
-La tortura nun-y fai perder el bon humor.
Da lo mesmo que seyan los castrones del gobiernu, los de la oposición o los del contrabandu, en tolos casos finamos los probes pagándola. Agora tócamos lluchar colos dos últimos pa echar al primero. Pero cuando mos gobiernen ellos, van escaecese como siempres de nos. Asina que lo meyor yera dir a dormir, no únicu onde había igualdá.
-¡Xandro! Espierta. Tenemos de colar.
-¿Pa ónde, muyer?
-Pa les montañes de Cordobello.
Lo que vos dicía. Enxamás decidimos. Ellos señalaránmos lo que facer. Siempre. La vida ye mui tristaya si nun yes ricu. Truxéronmos la ropa del chigre. De mano, bien de tiempu tien de pasar enantes que lu veamos. Ana y yo iguamos l’equipaxe. Ponemos ropa d’abrigu pa dir a les montañes. Almorzamos. Salimos de la casa y punxímonos na filera de xente que díbemos dir caleyando.
-¿Ónde ta Xuacu?
-Nun te lo quería dicir hasta lo cabero, tien de quedar na capital pa lluchar.
-¿Por qué nun lluchen los fíos de los de perres que van na caravana?
l'entamu movióse. Nun fui a amirar si ellí cerca taba’l mio fíu.

No hay comentarios: