30 ago. 2009

PIRATES DE TERCIOPELU


Nun albidro onde toi. Nun soi quien a albidrar. Escuridá. Nun veo. Ta too escuru. Aquellos cuatro homes volvieron. Sí, volvieron. Tamién lo ficieron los dos que s’engarraron con aquel xostrón na caleya trasera. Prindaron primero al mio fíu. Probetayu. De siguío, fo la mio muyer. Esgatuñólos ensin aparar. Na cocina garraron a los dos emplegaos. Esos namái que berraron. Y a min tuvieron de dir buscame al pisu d’enriba. Nun dexe que me coyeran de primeres. Tuvieron de percorrer tola casa. Hasta que sentí un golpe na cabeza.
-Hai dalguién nel cuartu.
-Toi yo, pá.
-¿Ónde mos truxeron?
-Al cuartelón, pá.
-¿Qué querrán de nos?
-Ficiéronme un interrogatoriu con hosties y too.
-Castrones.
-Falaben d’unos pirates, pá. Cuido qu’alloquecieron. Nun van tardar en venir por ti.
Pirates. Siguimos colos pirates. Mira que-yoslo dixi: nun xuguéis con esa xente, nun-yos presta qu’anden a fadialos. Y agora tócamos a nos arrecostinar coles tortes. Los que semos fatos, nun vamos dexar de selo. Muncha risada con aquel home, muncho cuntar que semos pirates, muncho facese’l gallu…, pa la riestra de forgaxa que trafiquen de contrabandu. Nun tuvi de dexar que me convencieren pa que los aidare colos correos. Quién me manda a min facer la babayada de los menús especiales.
-¡Home, espertasti! Yá yera hora. Venga que mos toca celebralo contigo.
Acerté los seyes númberos, el complementariu, la pedrea y el cupón d’infancia de regalu. Van cayeme per tolos llaos.
-Nun fai falta que me garréis. Yá voi yo.
Pal casu que me van facer.

No hay comentarios: