6 may. 2013

LES AYALGUES DE NARCA


DIR AL GLOSARIU PA CONSULTAR PALLABRES DE CORDOBELLO
 
Malva llamaba de contino pel móvil a les sos amigues. Quería saber toles caxigalines que tuvieren que ver cola Fiesta del Agospiáu d’aquel añu. Por fin diba a participar nuna y nun-y prestaba que dalgo quedare abiertu a la improvisación. Al fin de cuentes, yera una de les componente de les Grandes Families qu’al cumplir los dieciséis años principiaba la so andadura na alta sociedá. Como bona primeriza, tenía d’estrenase en tolos actos y fiestes que se celebraben aquel añu. Les prieses ficiéron-y marcar cuatro veces el númberu de la so meyor amiga, Flor, pa face-y una consulta de vida o muerte.

-Holita Florita, soi yo de nueves. Enantes escaecióseme preguntate si les recién cumplíes podíemos llevar xoyites al Agospiamientu.

-Nun lo sé nin m’importa. Soi una mocita de dieciséis años y naide me va quitar la satisfaicionita de dir cola gargantiyita cola que mio tataratataragüela entró en Cordobello.

Tres de delles rises, dalgunes fataes y dellos chuchos pa despedise, colgaron los móviles y Malva corrió pa onde taba so padre.

-¡Uuuuuuuiiiiii, papuchito! ¿Ónde ta la personita a la que más quiero?

-¿Qué quies y cuánto va costar?

-¡Qué mal pensáu yes! Si namái ye una caxigalinita de nada. Toles mios amiguites van llevar xoyites a fartar y Flor va poner una gargantiyita de gran valir. Por embargu, yo nun voi llevar alhaxita denguna qu’honre a la mio familia. Anda papuchito, di que sí a la to niñita.

Rutenio nun-y podía negar nada a la so fía. Al día siguiente diba colar pa Narca, el conceyu del que yera Conseyeru, y ellí sedría a buscar dalgo espectacular. Yera abonda casualidá que’l pidíu de la so fía coincidiere col únicu viaxe a Narca que facía tolos años.

 

 

-¡Bonos díes, señor Rutenio! ¿Tuvo usté un bon viaxe?

-Perfeutu Loi. Venir n’Helicópteritu fo la meyor ideguita que pude tener. Les carreterites pa Narca son antediluvianes y fae que l’aperturita de la Ca Conceyu poles fiestecites seya un engorriu que tolos años tengo que sufrir. ¡Mira que fae falta que venga yo periquí!  ¿Pa qué ta usté entós?

-Señor Rutenio, préstanos abondo tenelu pequí. Ye más, prestaríanos que viviere cola so familia nel Conceyu. Pa dalgo ye’l so Conseyeru.

-Nun me faiga rir, Loi. Narca ta bien pa usté, que ye un namoradito de los piquitos y les cabrites. La mio familita y yo tamos fechos pa llugaritos más estimulantes. Falando de la mio familita, la mio fiíta cumplió los dieciséis añitos y va dir per primera vez a la Fiestecita de los Agospiaos. De resultes que se-y metió na cholita el dir coles meyores xoyites de toles convidadites. Tien de sacame d’esti xareítu.

-Ta usté nel llugar afayadizu. En Narca ta l’antiguu palaciu de branu de los cabezaleros del Cordobello d’enantes del Entamu de la Memoria. Nesi palaciu ta la coleición completa de toles ayalgues que llucieron los homes y muyeres que tuvieron dalguna vez agospiaos ente los sos muros. Ente tola carrapotada de xoyes, de xuru qu’atopamos dalguna pa la so fía.

-Veras, nun ye tan fácil. La so amiguita Florita va llevar una gargantiyita de la so tataratataragüela y ella nun quier ser menos y quier llevar una gargantiyita meyor. Vamos, aquella que llevaron toles muyercites de los Xefitos Supremos.

-Esa non, polo que más quiera. Ye la de la maldición.

-Yá tamos coles sos fatadites. Eso son coses de llarieguitos. Usté ye un foriatito que nun tien de creer en supersticionites de tan baxita estopita. Tanto piquito va senta-y mal a usté. Tien de venir a la capital más de xemes en cuando. Sin nun la quier trayer usté, mánde-ylo a quien más rabia-y dé. Mañana tien de viaxar la dichosa gargantiyita nel helicópteritu conmigo.

 

 

Malva entró nel palaciu del agospiamientu cola cabeza más alta de lo normal. Toles compañeres llanzaron gritinos d’almiración p’hacia la so gargantiya de diamantes. ¡Pero qué diamantes! Enxamás vieren unos diamantes con aquellos matices de colores vivos. Los rapazos averábense a ella hipnotizaos pol valir d’aquella xoya. Nengún quería perder la oportunidá de ganar dellos puestos nel ranking de futuros homes de la moza que poseyía la xoya más valiosa de toles Grandes Families.

-Paezme que güei nun voi tener nin un baillecito llibre, papuchito del mio coralito de diamante. Nun pudiste escoyer meyor la xoyita que me dibes regalar.

-Nun ye un regalu, fiíta de la mio almita. Al finar el baillecito tenemos de tornala a Narca.

-Nun seyas repunantito, papuchito. A esos xabacitos pues dici-yos que la perdiste. Eso, o nun te falo na mio vida.

La orquesta entamó a tocar y Malva enprimó a escoyer los sos pretendientes. Fízolo ente aquellos que más aquello teníen na alta sociedá foriata. Baillo y baillo. Faló y faló. Dexóse agasayar por tolos pantalones de la fiesta. Hasta los de Suncia la lesbiana tuvieron interés na so cotización. De sópitu, l’aire acondicionáu estropióse. Tuvieron de sacar orquesta, bebíes y gafures pal xardín.

-Papuchito, nun sé si aguantaré tanto calorcitito. Si nun fuere que los homecitos de les Grandes Familites fueren tan afalagadoritos.

Malva siguió y siguió baillando. El sudu emprimó a espardese per tol cuerpu. Los diamantes entamaron a amenorgase pasu ente pasu. Más sudu, diamantes más piquiñinos. De mano, Malva nun se decató de lo qu’asocedía. Namái yera a sufrir aquel sudu cafiante correr peles sos carnes.

Tres muncho tiempu, alvirtió que dalgo la primía na garganta, pero pensó que yera la calor. Siguió baillando y namorisquiando a tol que s’averaba a la gargantiya.

El padre glayó axorizáu al ve-y la cara amoratada. Los diamantes claváronse entós nel pescuezu del que chorrió della sangre. El padre trató d’arranca-y los diamantes metiendo los deos pente la so carne. Nun fue a ello. Ún a ún, los deos fuéron-y cayendo nel suelu cortaos por aquelles piedres maldites.

Malva respiró l’últimu aliendu y dexó que la cabeza se separtare del cuerpu. La gargantiya desapaeció. Les Grandes Families retiraron la so presencia nun actu tan vulgar.

L’aire acondicionáu entamó de nueves a funcionar…




.

No hay comentarios: