23 may. 2013

LA CONTRASEÑA


El día descansu dexárelu baldáu y llevantóse de mala gana. Nin afaitase, nin duchase y cuasi nin almorzar, neso consistía tola actividá que facía enantes de dir pal chigre. Llamaba “dir pal chigre” a baxar les escaleres y dicía “quexase del trabayu” a dole-y la cabeza de la resacona. Peles mañanes malpenes había xente nel llocal: dalgún qu’otru repartidor  dexando los enredos y los cuatro veceros cafiantes de siempre. Hasta que s’abrió la puerta y entró aquel home.

-Pon sidra que fai fumu.

La contraseña… Yera la contraseña… Fai fumu… Más d’un mes de tranquilidá y tenía de venir depués del día de descansu…. ¿Qué tenía de facer?... Tomar nota’l mensaxe col…llápiz. ¿Ónde taría’l condergáu?... Nun yera atopar el llápiz con aquel dolor de cabeza... La llinterna, la llave inglesa, la goma, l'abrechapes,…, alcontraba de too nel caxón menos el renomáu llápiz… Taba seguru… que tenía de tar ellí… Si antayeri finare la nueche dexándolu en caxón. Veíalo como si fuere güei.

-Aspera rapaz, nun soi a dar col llápiz –dio-y en dici-y.

-Nun s’esmoleza, tengo yo ún.

Un marineru con llápiz…, coime, aquello nun pegaba muncho. Cuando pienses nun marín suel ser nun home d’aventura, de vida folixera, lloñe de la ciencia o la escritura.

-Y yá te traigo’l mensaxe escrito, nun vaiga ser que lu escaeza y l’arme.

-Trai p’acá, nun vaigamos tenela enantes d’entamar.

El marín sentóse a beber un vasín llicor. Él dio-y vueltes y vueltes al mensaxe. Nel papel
arrexuntábense númberos y lletres ensin xaciu, talamente como nos recaos d’otres veces. Nun yera aldovinar el significáu d’aquella cosadiella pero imaxinaba que tampoco lo yeren a descifrar el que lu traía o’l que lu recoyía, d’esta miente nun había denguna furaca na seguridá. Si la xusticia foriata los garraba como mensaxeros, teníenla gorda pa llograr el códigu d’unos prisioneros que nun sabíen nin un rispiu de la clave. Nun lo diben tener fácil aquellos señoronos. Amás, la cárcele en Cordobello taba dirixida per dientro polos presos de la oposición llariega, el gobiernu foriatu namái que mandaba de puertes pa fuera.



Dexó los sos fregaos mentales y fue poner el menú na entrada’l chigre. Aquellos díes de contraseña había veceros a fartar. Si nun s’enquivocaba muncho, nun tardaríen en llegar.

 

 
.

No hay comentarios: