29 abr. 2013

COMPRA D’ÚLTIMA HORA

DIR AL GLOSARIU PA CONSULTAR PALLABRES DE CORDOBELLO
 
Caminó pente les cais solitaries onde vivíen los llariegos que trabayaben nos templos del xuegu: baxos zarraos, cristales rotos, basoria ensin recoyer dellos díes, dalguna muyer ufiertando la so fame y… una tienda, enllena de lluces, cristales perllimpios, cartelos d’anuncies de mercancíes a baxu preciu, … Ente estos últimos, ún falaba de los zapatos foriatos de la suerte, especiales pa los casinos cercanos.

-Naide nun los miró como usté, señor. Estos zapatos tienen el so nome puestu. Pruébelos.

Yeren cómodos a fartar. Mirólos nel espeyu y gustáron-y. Nunos segundos sacó la cartera y pagó. Punxo na bolsa los zapatos vieyos y salio de la tienda escopetáu. Dio los calcaños a toa mecha hasta llegar al primer casinu. Los zapatos metiéronlu ensin da-y otra opción. Nun pararon quietos hasta llegar a la ruleta. Mercó fiches y entamó apostar. La mala racha fuxó axorizada d’él. Les fiches crecieron y crecieron. L’enchipe agrandóse y agrandóse. Entós, los zapatos entamaron a sacalu d’ellí. Él nun-yos fizo casu. Nun diba dexar que-y rompieren la buena suerte. Sintió aguyes clavase nos sos pies. La sensación de dolor yera abondosa anque con gustu. Dalgunos llamaríenla masoquista. Pali que pali, les palmes de los pies tornáronse llentes. Nel suelu espardíase’l sangre. La vista escomencipió a notala ayena a él. Namái-y dio tiempu a poner toles fiches nel encarnáu. De sópitu, too se tornó negro.

 
.

No hay comentarios: