13 sept. 2012

EL SECRETU D’OROTA

¿QUIES ECHA-Y UNA GÜEYADA A CORDOBELLO? MIRA EQUÍ'L SO MAPA

POR SI QUIES RELLEER "LOS ELEFANTES DE CROSA"


Enantes que llegaren los foriatos a Cordobello, los llariegos amosaben gran desconocencia al rodiu del conceyu d’Orota. Falaben que yera un conceyu-viesca del que naide nun-y conocía población y nel que los árboles dexábense amorosar pol tiempu. Si despliegues el mapa de Cordobello enriba la mesa, y te fixes n’Orota, abulta ser un taragañu fechu a un llau de Crosa. Dalgunos vieyos de la rodiada aseguren que nes dómines del *entamu de la memoria, nos primeros mapes de la isllalla nun se recoyía’l conceyu d’Orota, Crosa taba consideráu ún de los conceyos grandonos que s’enanchaba hasta Narca. Sicasí, el tiempu pasa y naide nun s’alcuerda d’esi pasáu, siendo la única remembranza unos arbolones xigantescos que nun dexaben ver lo qu’había dientro la so rodiada.
Los foriatos, llistos como la fame, teníen dalgunes duldes de lo que-yos dicíen los llariegos: “Dexáilo pa prau”, sobre too depués de la esperiencia colos elefantes de Crosa. Aquello yera abondo sospechoso. De xuru qu’escondíen lo más granible de la isllalla dientro les sos llendes. De mano, los guardabosques del conceyu nun pisaben nin un rispiu de les sos viesques, manteníen les sos garites nos  finxos que Crosa tenía con Orota. N’otru sen, los aviones nun s’averaben nin por asomu a les sos tierres, de xuru que protexendo’l gran secretu que los llariegos ascondíen nel so interior.

El primer viaxe d’un avión tripuláu por foriatos diba romper aquel silenciu al rodiu d’un conceyu que paecía guardar lo más valiosu de la isllalla. Despegó ente himnos y flores al aire. La gayola dominaba nes comunicaciones ente l’avión y les torres de control peles que pasaba. Ente los pasaxeros diben dalgunos fíos y nietos de les *Grandes Families, confiaes elles en que’l futuru taba neses tierres y que nenguna lu quería perder.
-¡Vamos entrar nel conceyu! –informó’l comandante l’avión a los pasaxeros, a la radio y a la televisión de Cordobello.

La folixa esparramóse peles cais y cases de los foriatos. Taben engañifándolos pero eso diba finase naquel precisu momentu. Diben face-yos ver a los llariegos quién yeren y cómo les gastaben. Les voces de los ocupantes l’avión dexáronse oyer pela radio y la televisión, cuntaben que la viesca dexare pasu a una riestra valles que diben garrando pasu ente pasu altitú. Nun había dulda dala, en dalgún llugar teníen d’atopar el secretu de los llariegos y entós dominaríen dafechu la isllalla.

-Equí fai muncho calorón, ye como si…
La comunicación cortóse.



Pasaron los díes, les selmanes, los meses,… y los ocupantes del avión nun dieron señal de siguir con vida. En Bello-bello decidióse preparar un comandu qu’avanzare per tierra y fuere a descubrir l’amenaza que los llariegos-yos teníen preparada n’Orota. Diben entrar per Narca, nun fueren los elefantes de Crosa a esfarrapar los sos planes. Les Grandes Families dexaríen naquella ocasión l’honor de la llucha a la xente mas baxo de los foriatos, naguaben por facer una hermandá ente tolos homes escoyíos pol Alma Eterna, al fin de cuentes el pueblu siempres tuvo la gloria de dar la cara polos sos señores.
Oyóse de nueves los himnos pero esta vegada nun tiraron les flores al aire, al fin de cuentes nun diba nengún representante de postín. La caminada dexóse sentir col tiempu y los soldaos entamaron a rezungar en llegando al conceyu de Llagún. Les Grandes Families ufiertáron-yos una recompensa por participar na gran búsqueda que los dignificaría de por vida. Desiguida, les tiestes de los soldaos enllenáronse d’un supuestu oru y apandaron nes sos reivindicaciones. Por embargu, les tiestes de les Grandes Families alcordaron da-yos un diploma honoríficu, dexando pa más llueu’l dicí-yoslo a ellos pa que nun s’alteriaren con tan alta distinción.

La viesca amedranólos, reculando dafechu y dexando la búsqueda pa otra ocasión, pero los llariegos teníen-yos una sorpresuca ensin importancia: llevaron  a los elefantes de Crosa p’animalos. En viéndolos, fuxeron como llocos pa la viesca y nun fixaron la vista nenyures hasta pasada una hora. Los árboles de la sienda nun los dexaben respirar y el ruíu de los animales nun amazcaraben los sos fuertes llatidos de corazón. Nun dieron descansao hasta llegar a unos valles que s’asemeyaben a escaleres, caún taba a más altitú que l’anterior. Cimblaben de mieu a cada pasu que daben, l’alcordanza de les voces d’allegría que daben los ocupantes del avión al llegar a los valles nun-yos traía munchu aliendu. N’averándose a una zona enllena cueves, el calor dexóse sentir. Lo más seguru qu’ellí fo onde desapaeció l’avión. El secretu nun tenía de tar mui lloñe, de xuru qu’en dalgún d’aquellos furacones, o en toos ellos. Decidieron asperar a la nueche pa entrar a escures y ser a pillar a los llariegos con toles pates metíes nel secretu. Lo meyor sedría echar un pigazu pa ser a madrugar con fuerza.



Los ruxíos espertaron al comandu y dexaron desatapáu’l secretu. Llaparaes de fueu salíen d’aquelles boques volantes y enfilaben pa les espaldes de los foriatos. Les esnales d’aquellos bichos movíense de contino y llevaben a los soldaos a drecha ya esquierda pa safase del so ataque. Les prises y el mieu nun los dexó descubrir de qué animales se trataba. Les duldes facíense cada vegada más aforfugantes. Una voz más qu’arrañada glayó ensin aparar:
-¡Dragones, dragones,…!

Pocos fueron los que se salvaron. Aquel garapiellín d’allucinaos que se safaren fuxeron ensin dengún xeitu y tardaron selmanes en salir d’Orota. Cuando s’atoparon de nueves colos elefantes de Crosa echábense en suelu pa que los remataren. Los elefantes nun yeren a creyelo. Dexáronlos dir ensin llanzar a dengún cola trompa.



Les Grandes Families marcharon a correnderes a Xarca pa nun ser a recibir a aquellos llocos que falaben de dragones, de muerte y de fueu. Los mui pazguatos aseguraben que diben matar a les Grandes Families por engañalos. Dicíen que los mandaren a sabiendes a un llugar de tormentu y espantu, nun amosando nenguna preocupación. Los cures que quedaren en Bello-bello recibiéronlos con enoxu y glayáron-yos al pueblu qu’aquellos cara dures amosaren ser unos traidores a la so relixón y a la so xente.
Les Grandes Families viéronse forzaes a prindalos ya inaugurar la primer cárcele de foriatos. Coses de la vida.



*Entamu de la memoria.- La historia en Cordobello sepártase en Desmemoria y Memoria, lo que ye la prehistoria y la historia na Tierra.

*Grandes Families.- Alcordáivos qu’elles dirixíen la isllalla dende que llegaron los Foriatos.


.

No hay comentarios: