20 may. 2010

LA FORTALEZA


Montaron delles tiendes al rodiu la fortaleza. El trabayu fo en comuña, ensin que naide fuere más que naide. El Conseyeru garraba les cuerdes, tiraba d’elles y fincábales en tierra. Coyía les meses y asitiábales dientro la so tienda pa xintar toos xuntos. Ponía nelles les cuyares, teneores y cuchiellos. Cortaba’l pan, metiéndolo en cestos y llevándolo a llau les xarres de bebida. Amiraba a la so xente con güeyos candiales, dimpuestu a morrer con ellos si facía falta. Milio deprendiere-y a trabayar duro, anque siempres lu llamare folgazán. Los sos homes sabíenlu y sentíense arguyosos d’ello.


-¡Xuacu! Tán abriendo les puertes.

-Llegaríen a dalguna decisión.

Pente les muries víase un fumu verde que seliquín diba tresformándose nun gris escuru pa dexar pasu a unos españíos cercanos. Nes tiendes fízose un ruxe-rux, camudando les cuyares poles armes. Los que taben de guardia tiraron granaes pa dientro la fortaleza. La puerta tornó pesllase. Sonó les granaes llanzaes mecíes col ruíu de piedra cayendo. Glayíos de della xente oyíense atapaos pola fortaleza. Xuacu mandó formar de nueves en círculu. Los homes obedecíen les sos órdenes, deseyosos de morrer por él si facía falta. Indicó que prendieren la mecha de la dinamita qu’asitiaren en dellos llugares de la muralla. Furacos descomanaos abriéronse. Pocoñín a poco averáronse a les entraes feches a la fuerza. Entraron disparando. Dientro namái alcontraron manes p’arriba. D'una puerta llegó’l soníu d’una pistola. Los sos güeyos agacháronse. Tiraron la puerta. El cuerpu ensin vida del so xefe enllenó de tristura a toos. La muerte enxamás ye bueno.

No hay comentarios: