27 may. 2010

COMO PRESTA QUE LES COSES SALGAN BIEN



En Bellobello, la capital, Amalio y el Blogpredicador marmuren callandino la esapaición de los espíes qu’unviaren a Gamusín. Nun sabíen nada d’ellos, nin poles informaciones de la xente que xixilaba tola zona, nin polos teléfonos que teníen, contestaos por llugariegos que xuraben qu’aquellos móviles yeren de so. Picaron a la puerta. Amalio glayó que los dexaren tranquilos. Sonó de nueves los nudiellos na madera d’entrada. Amalio gufó. Nun yeren a tar ensin ellos nin un minutu. Si nun los dexaben pasar, de xuru que tiraben la puerta a dentellaes.


-Señor Presidente, llegonos la señal de socorru que mandaron colos homes…

-Yá tamos. De xuru que dalgún fatu la prendió por enquivocación.

-Señor Presidente, llamélos a los móviles y volviéronme a salir voces de xente xabaz.

-Voi alloriar, voi alloriar. Pa eso pagamos un serviciu secretu que dizse modernu.




Na mar víase un barcu trayer una llancha atada y enllena d’homes con barbes de dellos díes. Los sos estómados taben tan vacíos como les sos miraes. Llagues carnoses henchaben les sos boques. Namái ver la costa, llárimes d’allegre tristura moyaron los sos güeyos.

-¿Tais de vuelta? Mira que sois ariscos, nun mos contestar.

-Nun mos esmolecimos en buscavos nin nada.

-Pa enriba, preparámosvos una cárcele perguapa pa vos.

-Nun digas mentires, que yá tán dellos collacios nella.

-¡Ah! Y buscámosvola en metanes d’unos cantiles.

-Dientro d’unos cantiles, pa ser más aquello.

La humedá torno a les sos cares, neto a que quixeren dir avezándose a la so nueva vivienda.

No hay comentarios: