17 may. 2010

COSES DE CORDOBELLO


EMERÓI

Dende bien neña que nun yera a falar. Anque quiciabes seya un migayín incorreutu dicir esto. Namái pronunciaba una pallabra nun intre del día. Acordies cacarexaba’l gallón, de la so boca surdía’l nome’l so Conceyu: Emerói. Depués, más nada. Yera como si nun hubiere neña. Asocedía un día y otru. Cafiante. Ensin que naide fuere evitalu.


Visitáronla tolos científicos de la isllalla. Caún amosó la so sapiencia asoleyando un llibru que desplicare la sida. Tamién lo ficieron los políticos, prometiendo que la diben ascuchar nes más altes instancies. Hasta los santonos-y averaron la so misericordia.

Cumpliendo la mayoría d’edá, la so ma deseyó que fuere normal. Falare o nun falare. Ensin amosar medies tintes. Los mudos nun queríen casar con ella porque dicía dalgo. Los charranes paecíaos poco. La curandera’l pueblu, que vivía al llau d’elles, díxo-y que-y tenía la solución. Dexáronla a soles con ella y a la media hora la neña salió como nueva. Dicía’l nome’l Conceyu a toes hores menos cuando canciaba’l gallón. Naide nun yera a dicir que dende entós fuere una moza callada.

No hay comentarios: