11 jun. 2012

0


Nes mios dómines de maestru, enantes que me xubilaren por enfermedá, enxamás nun punxi un cero. Camentaba que yá yera abondo con presentase, poner el nome y tar dimpuestu a gastar tinta pa merecese un dos. Sicasi, nunca nun punxi un dos, ye más, a mui pocos estudiantes suspendí, había que ganalos pa la causa faciendo que l’asignatura fuere prestosa y pagare la pena estudiala.

Prestaríame tornar a poder poner notes y decidir a quién-yosles ponía. Nun sedríen los neños, nin los pas, nin los trabayadores, nin los homosesuales, nin… Gastaría la mio paciencia colos políticos, xuzgando les sos capacidaes, los sos intereses, les sos habilidaes, los sos conocimientos y tola riestra de terminoloxía qu’ellos nos obliguen a emplegar pero que nun dominen. A munchos nun-yos diba a poner el dos porque nun se presenten al trabayu la mayoría los díes, cobrando una carrapotada perres qu’ellos mesmos se dan. Otros nun diben poner el nome porque sedría aforfugante’l ponelo. Y práuticamente toos nun diben gastar tinta si nun sacaben dalgo en provechu amás de la nota.

Nestos tiempos d’atadures curties pal trabayador, imaxina ún que los políticos sedríen a buscar soluciones más afayadices que les recetes de da-y lleña al probe. Qu’algamaríen finxos más fonderos de la cenciella xubida d’impuestos a los d’abaxu, recortar los drechos de los trabayadores, finar coles posibilidaes de los discapatcitaos, fundir la Escuela Pública, llaceriar la sanidá,… Que diben a xustificar el so salariu grande abondo. La rempuesta: tamos gobernaos por unos discapacitaos políticos qu’en cuantes-yos quites les manes de la caxa de les perres públiques berren como neños y nun son nin a cavilgar un rispiu. Esta gandaya ye de lo peor del estáu, de lo más rastreru y mentirosu, que nos engañen una y otra vegada ensin que reacionemos. Por eso, yo pondría-yos un 0, un 0 porque nun hai menos, porque siéntome xenerosu, porque …

¡Wert! Sal fuera clas. Nun faes más que dicir patochaes. Yes un abusón.




.

No hay comentarios: