5 ago. 2010

ASESINATU N’ALMACENES STREET (2)


-Señor inspeutor, nos semos unos lladruepos que malapenes mos llevantamos unes perruques al mes. La nuesa esperiencia nel robu nun llega a dellos años. Siempres actuamos onde hai fiestes. Lo primero que facemos ye picar nos timbres del portal. Si contesten, entós colamos. Si naide nun respuende, entramos cola ganzúa. Xubimos a la casa, encargámonos de nueves de la puerta y garramos tolo de valor del llugar.

-Nesti casu, despesllamos la vivienda nun segundu, señor inspeutor. Na sala nun atopamos nada que pagare la pena llevar. Otra cosa fo’l cuartu d’ellos, taba enllenu d’alhaxes. Xustu cuando teníemos el sacu cuasi enllenu, dalguién entró. Punximos los verdugos. Una muyer allegóse al cuartu y amarrámosla con unes sábanes qu’atopamos y en faciéndolo, colamos.

-Pero, señor inspeutor, xurámos-y polo más sagrao que nos nun la matamos. Ella nun dexaba de facer esparabanes, poro que fuximos dando coles pates en culu. Lo nueso ye sacar cuatro perruques en caúna les cases onde vamos.

-Eso ye lo que cuntáis toos. Al vela, empixásteisvos y matásteisla. Nun fai falta que me cuntéis más fataes. Nel xulgáu ocuparánse de vos.

No hay comentarios: