10 jun. 2013

TRADICIÓN

DIR AL GLOSARIU PA CONSULTAR PALLABRES DE CORDOBELLO

 

Mio güelu fo cuentacuentos. Mio padre fo cuentacuentos. Y yo sigo la tradición. Nengún d’ellos morrió de muerte natural.

Enantes de la llegada de los foriatos, los cuentacuentos llariegos yeren de baldre. Una risión, un suspiro, un sustu,… sirvía de pagu. N’aportando los foriatos les coses cambiaron. Entamaron el llabor de cobrar dineru por esti arte milenariu. Paeciónos llícitu, pero’l mesmu respetu pidíemos pa la nuesa manera de ver les coses. Nun-yos valió y tentaron imponer la so postura. De mano, diéronnos la espalda y nun nos falaron. De siguío, entamaron a cuntar que nós yéremos unos aficionaos de poca calidá que díbemos acabar cola profesión. Llegaos a esti puntu fo cuando mio güelu y mio padre nun  aguantaron. La llucha taba servida. Mio familia guerriaba col trabayu, amosando la so profesionalidá. Ellos azorraben con milenta zancaníes nel camín que nun llograben nada. Tanto s’enrabietaron qu’un bon día picaron a la puerta de la mio casa y acabaron pola tremenda col problema.

Agora ta sonando’l mio timbre. Lleguen tarde. Tán perdíos. Yá llogré plantar la mio semiente.


Alón, ta siempre, ta más ver...

No hay comentarios: