9 ago. 2012

LOS XUGUETONES D’AXÁ



“Arguyosos” fo la primer pallabra que salió de la boca de los foriatos pa definir a los llariegos d’Axá. Al llegar al conceyu nin los miraron, nin-yos falaron y, lo que tovía yera peor, nin los criticaron. Teníen la sensación de ser bisarmes qu’andaben penando per metanes d’un mundiu ayenu a ellos, un mundiu que nun los quería y que nun-yos perdonaba que tuvieren nél.

De mano, nun gorgutaron. Pasu ente pasu, entamaron a dictar normes que nun yeren ascuchaes polos llariegos. Siguió l’intentu de poneles en práutica. Llegaron a llantar multes a los que nun les cumplieren. Pa lo que sirvió, tratáronlos como bisarmes. Los llariegos nun camudaron nin un migayu la so actitú. Auténtiques bisarmes. Movíense pel conceyu como si nun tuvieren los foriatos. Bisarmes que nun metíen mieu. Reíense, charraben, folixaben… ensin cuntar con ellos; nin pa bien, nin pa mal. Bisarmes coles ñarres encarnaes de payasu.

Llamaron a los sos xefes na capital de la isllalla. Pensáronlo muncho enantes de facelo, decidiéronse porque sedría más fatu permitió-yos que se salieren cola suya y les coses llegaren a un puntu nel que malpenes hubiere retornu. Dende Bellobello unviaron la policía. Los llariegos d’otres zones teníen muncho mieu a la policía, llevaben armes y ellos nun les conocíen; el primer disparu en Cordobello fízolo un foriatu. En Axá les armes nun amedrantaben a los llariegos. Los policíes asemeyaben llevar unes ñarres de payasu más grandones que los demás foriatos. Nin miraben pa ellos.

Una mañana, un policía alloqueció y salió de la comisaría col arma cargada. Entamó a disparar al aire. Como si cantare un carru, aquello nun diba con ellos. Apuntó a los perros y gatos que pasaben pel so llau. Los mui castrones nun movieron nin una niñina. Llanzó una rabasera pa onde más llariegos había. Ún d’ellos escomencipió a cayer cuando s’esaniciaron toos, desapaecieron, nun había nengún llariegu na llocalidá.

Tardamos en decatanos qu’aquello yera un xuegu. Agora tocába-yos a ellos ser invisibles. A nosotros tocábanos el papelón peor. Yeren tan amables que nos dexaron ser invisibles primero y nós nun lo supimos valorar. Nun sabíemos la razón, pero abultábanos qu’ellos taben mui avezaos a xugalu y díbemos a tardar en ser de nueves invisibles.




.

No hay comentarios: